Sobre las pensiones para personas con discapacidad

nota_lamancha3

En tiempos de discusión sobre las pensiones para personas con discapacidad

Aunque parezca absurdo, el gobierno nacional ha llevado la discusión pública a cuestionar el derecho a las pensiones por discapacidad. Celia Sarmiento hace un análisis exhaustivo e imperdible sobre los efectos de la suspensión de los derechos adquiridos y la lucha por la inclusión de todos y todas. 

Por Celia Sarmiento

De la suspensión de los beneficios adquiridos por derecho.

Bien vale la reflexión y análisis sobre la particular situación de las personas con discapacidad intelectual o cognitiva (en adelante PCD).

De acuerdo al último censo poblacional, en Argentina viven mas de 5 millones de PCD temporal o permanente dentro de las permanentes el 12% son intelectuales, cognitivas o mentales. Dentro de estas últimas menos de un cuarto solamente tienen un trabajo como ocupación.

La familia que convive con la discapacidad de uno de sus integrantes, está en una constante búsqueda. Es un proceso continuo de transformaciones, la estática anula. Parte de esta larga búsqueda es la inclusión. Desde temprana edad, se va pasando por los distintos niveles y opciones educativas terapéuticas. Pero ese recorrido encuentra un final abrupto cuando llega el egreso de la educación especial. Por lo que la transición a la edad adulta y vida activa es un proceso extremadamente complejo para los jóvenes con discapacidad.

Generalmente la mayoría de nosotros, hacemos un recorrido común, vamos al pre escolar, a la primaria, secundaria luego de allí algunos a continuar sus estudios y otros a trabajar. Pero con los Jóvenes que finalizan ese trayecto en Escuelas Especiales no tienen la misma posibilidad. Salvo escasas excepciones, por ejemplo hay alguien que le ofrezca espacio en una empresa familiar, algún caso aislado en el empleo público, unos pocos en atención al cliente en casas de comida rápida, en tareas autónomas  vinculadas a algún trabajo artesanal y venta ambulante.

El Programa de Acción Mundial (PAM), organismo que depende de las Naciones Unidas, propone una estrategia global para mejorar la prevención de la discapacidad, la rehabilitación y la igualdad de oportunidades, que busca la plena participación de las personas con discapacidad en la vida social y el desarrollo nacional. El PAM afirma que para lograr los objetivos de igualdad y plena participación no alcanzan las medidas de rehabilitación orientadas hacia el individuo con discapacidad. La experiencia ha demostrado que es, en gran parte, el medio el que determina el efecto de esa discapacidad sobre la vida diaria de la persona.

En tiempos de gobiernos de mercado, con avances neoliberales y retrocesos sociales. Se agigantan las posibilidades de caer en  la pobreza. Si a esto le sumamos la situación de discapacidad, la vulnerabilidad aumenta. Es una población que convive con los riesgos de pérdida de derechos de manera continua. De lo que resulta fundamental generar espacios donde los jóvenes y adultos con discapacidad intelectual puedan insertase laboralmente.

¿Qué tan inclusiva es una sociedad que no piensa en todos para la oportunidad laboral?

El diagnostico no difiere mucho de las posibilidades actuales que tienen los jóvenes en este país, buscando un trabajo.

No es necesario consignar la importancia del trabajo para cada persona. No solo como aporte económico, sino también como instancia digna de la vida.
Pienso que es el Estado, en cumplimiento de las leyes nacionales y convenciones internacionales a los que Argentina ha adherido, tanto nacional, provincial como municipal quien  debe  Planificar, organizar y financiar actividades a cada nivel.

Crear, mediante la legislación adecuada, las bases jurídicas y los poderes necesarios para la adopción de medidas tendientes al logro de los objetivos.
Es en este sentido que en Argentina en el año 2013 se sancionó la ley 26816; que tiene por objeto promover el desarrollo laboral de las personas con discapacidad mejorando el acceso al empleo  y posibilitar la obtención, conservación y progreso en un empleo protegido y/o regular en el ámbito público y/o privado.

Esta ley se reglamentó mediante el decreto 1771/15 pero que no ha sido implementada. Por lo tanto tenemos una herramienta imprescindible que no estamos utilizando.

Desde mi experiencia personal puedo rescatar algunas expresiones de jóvenes trabajadores en Talleres Protegidos de Producción Institución donde se desarrollan actividades productivas, comerciales y de servicio para el mercado, que les brinda a  sus trabajadores un empleo remunerado y la prestación de servicios de adaptación laboral y social que requieran.

“Es importante trabajar porque así nos realizamos como personas y profesionales. También porque tenemos sueldo al final de mes y es importante para nuestra autonomía”

“El trabajo es importante porque estás activo. Por intentar hacer el trabajo bien hecho cada día. Para sacar el trabajo que te ha dicho tu jefe”

“Porque hago como toda la gente. Además, me da la oportunidad de conocer gente nueva. Aprendo a saber lo que hago mal o bien y tengo dinero para mis cositas”.

“Porque gano dinero para mis asuntos y me relaciono con otras personas y porque tengo derecho a trabajar aunque tenga síndrome de Down”

“Es muy bueno trabajar para hacer cosas nuevas y eso es muy importante. Es importante para mi futuro y para ganar dinero”

“Es importante trabajar para colaborar con los gastos de la casa”.

“Me da alegría y ahora soy más adulto”.

“El trabajo es muy importante para poder tener relaciones con los compañeros y aportar en el trabajo colaborando con los demás. Es importante para aportar en la familia”.

¿Esto no es lo mismo que nos pasa a todos y todas que no tenemos discapacidad intelectual? ¿No nos sentimos acaso parte activa de la sociedad cuando tenemos empleo y expulsados de ella cuando no lo tenemos? ¿no tenemos acaso planes, proyectos, deseos?.

La zona norte del Gran Buenos Aires, no escapa a esta realidad. Es más, es una región en la que menos posibilidades institucionales se ofrecen a las PCD, los jóvenes si tienen posibilidades educativas terapéuticas, tanto en escuelas especiales, como centro de Formación Laboral y Centros de Día. Pero no opciones laborales reales

En San Isidro, nuestro municipio, solo hay un Taller Protegido de Producción que se dedica a la fabricación de elementos para limpieza. Detalle para otro análisis, es justamente ese: “Primera opción de trabajo generalmente relacionadas con la basura o lo sucio. Bolsas para residuos, escobas, escobillones, trapos de piso, etc.”.

Otro  ejemplo es la agencia: Manpower que cada tanto realiza una convocatoria para 1 o 2 plazas de colocación laboral. El resto de la población tiene que irse a Capital  o quedarse en casa, sin hacer nada. O en un centro de dia, donde probablemente encuentre contención pero no satisfacción de sus necesidades económicas, ni desarrollar las condiciones de empleabilidad que pueda tener.

Y para no ser solo declamativos. ¿Qué pensar, qué ofrecer, qué hacer, qué proponer?

En primer lugar, utilizar los marcos legales disponibles, como organizadores generales. Diseñar y sancionar normativas locales para adecuar y aplicar las leyes nacionales y provinciales. Para la puesta en marcha de toda iniciativa es imprescindible convocar a los interesados y beneficiarios. Ellos y ellas deben ser los protagonistas de los cambios.  Quienes pertenecen al Colectivo Militante de PCD dicen que para legislar y diseñar políticas para el sector ellos tienen que participar “Nada sobre Nosotros, Sin Nosotros”. Por la importancia de tener la oportunidad de pensar y pensarse como protagonista, sobre todo si se trata de acciones para mejorar o generar las oportunidades de alcanzar objetivos personales

El estado municipal debe hacerles saber a las familias que no son el único factor de promoción personal, social y laboral de las PCD. Los y las habitantes de San Isidro deben reconocer en su municipio al agente más importante para la expansión de los márgenes de libertad y autonomía que generaron previamente en la escuela y en la terapéutica.

En San Isidro es urgente que generemos las condiciones necesarias para convertir en realidad el objeto de la ley.

Que la idea de tener un trabajo, deje de ser una esperanza y se convierta en realidad.

Es imprescindible que dejemos de ser observadores consternados para pasar a ser verdaderos hacedores de propuestas y generar todos los espacios de discusión para llevar adelante las acciones que permitan la creación, en el distrito de todas las opciones  para las PCD:
1. Taller Protegido Especial para el Empleo (TPEE)
2. Taller Protegido de Producción (TPP)
3. Grupos Laborales Protegidos (GLP)

Según la ley 26816 de Empleo para PCD,
Se denominará Taller Protegido Especial para el Empleo (TPEE) aquél que tenga por objetivo brindar a sus miembros un trabajo especial que les permita adquirir y mantener las competencias para el ejercicio de un empleo de acuerdo a las demandas de los mercados laborales locales y sus posibilidades funcionales.
1. De promoción de la terminalidad educativa en el sistema educativo formal.
2. De entrenamiento para el empleo en actividades productivas o de servicio.
3. De formación y capacitación permanente de acuerdo a las necesidades de los mercados locales. 4. Toda actividad que tienda a mejorar su adaptación laboral, social y familiar.
5. Apoyo para la búsqueda laboral y asistencia para el empleo en: a) Talleres Protegidos de Producción. b) Grupos Laborales Protegidos. c) Empresas públicas o privadas con empleo formal ordinario. d) Empleo independiente. e) Microemprendimientos.

Se considerará Taller Protegido de Producción (TPP) aquél que desarrolle actividades productivas, comerciales o de servicio para el mercado, debiendo brindar a sus trabajadores un empleo remunerado y la prestación de servicios de adaptación laboral y social que requieran. Su estructura y organización serán similares a las que deben adoptar las empresas ordinarias, sin perjuicio de sus particulares características y de la función social que cumplen.

Se considerarán Grupos Laborales Protegidos (GLP) a las secciones o células de empresas públicas o privadas, constituidas íntegramente por trabajadores con discapacidad.

Para cerrar en palabras de la Lic Liliana Pantano: “Equiparar es ofrecer alternativas de resolución, no es igualar”.
Para que la única opción de sobrevivencia  no sea la Pensión por Discapacidad. Que por derecho adquirido es legítima pero insuficiente para el desarrollo digno de toda persona.

Publicado en en la revista “La Mancha”, 03-09-2017
Fuente: revistalamancha.tumblr.com/post/164957771328/en-tiempos-de-discusi%C3%B3n-sobre-las-pensiones-para